Presentamos nuevo envase sin plástico

Porque el problema medioambiental ya no se puede ignorar

Si eres de aquellas personas que dan importancia tanto a los ingredientes y al proceso de elaboración de los alimentos, como a que el envase sea lo más sostenible posible, te va a interesar este post. Hoy te contamos todo sobre el nuevo envase 100% sin plástico que hemos desarrollado para nuestras magdalenas veganas. 

chocochip estuche magdalenas

En La mala leche creemos que la claridad y la transparencia son esenciales para evolucionar hacia una ética de consumo consciente y sostenible, y por eso queremos compartir contigo nuestro proceso de fabricación.

Desde el inicio, nuestro objetivo ha sido siempre contribuir en la transición hacia modos de vida más respetuosos con el medio ambiente y justos tanto con los animales como las personas. 

Aunque no tenemos todas las soluciones, todo gran cambio comienza con un primer paso, por lo que, tras un período de introspección y desarrollo interno, estamos orgullosas de presentar un nuevo formato congelado y totalmente libre de plástico. 

El problema medioambiental ya no se puede ignorar

Las consecuencias ecológicas de los miles de toneladas de plástico que se desechan cada año son desastrosas. Sin embargo, su presencia en productos de consumo y alimentación parece habitualmente un mal imposible de evitar.

Según fuentes como Greenpeace, dentro de la Unión Europea, España es el cuarto país con mayor demanda de plásticos; la mayor parte de los cuales son destinados a la fabricación de envases, convirtiéndolos en productos de un solo uso que tardarán cientos de años en desaparecer. 

El reto de crear un envase sin plástico para productos que lo «necesitan»

La composición química altamente tóxica del plástico, sumada a su lenta degradabilidad, hacen de él uno de los principales problemas de contaminación en la actualidad.

Por tanto, para nosotras, encontrar una alternativa a los tradicionales envases de plástico que inundan supermercados y grandes superficies era una prioridad. 

A pesar de la necesidad drástica de reducir su uso a nivel global, los productos de repostería suelen requerir un envase con alta barrera al oxígeno y a la humedad — lo que lleva a fabricantes a recurrir normalmente al plástico convencional como solución fácil y barata —, además de emplear conservantes artificiales que alarguen la vida útil del producto. 

envase sin plástico

Cómo lo hemos logrado 

Finalmente, y tras más de un año de investigación y pruebas, hemos dado con una solución que nos permite mantener nuestras magdalenas tan tiernas y frescas como recién horneadas, sin tener por ello que comprometer la visión de un futuro sostenible y con una huella de carbono neutra que guía el desarrollo de todos nuestros productos en La mala leche.

La clave del nuevo formato es el proceso de congelado que se realiza nada más hornear las magdalenas, junto con su posterior envasado en un packaging totalmente libre de plástico. Gracias a este envase, las magdalenas conservan su sabor y textura hasta 10 días después de ser descongeladas. ¡Y todo ello sin tener que recurrir a conservantes artificiales, aditivos o envases contaminantes de uso único!

Nuestra bolsa está certificada con el sello OK compost de TUV Austria y es compostable en plantas de compostaje industrial, por lo que puedes reutilizarla como bolsa para la basura orgánica o darle una segunda vida como envoltorio de sándwiches y bocadillos antes de deshacerte de ella. El estuche está hecho de cartón certificado con el sello FSC de gestión responsable de bosques, y basta con que lo deposites en el contenedor correspondiente cuando ya no te queden más que las migas. 

¿Es un envase sin plástico la solución definitiva?

Somos conscientes de que la crisis climática es un problema que requiere de muchas soluciones y no podemos remediarlo sólo con la creación de un envase sin plástico. Pero también sabemos que la actitud que tomen las empresas es fundamental para cambiar las cosas. Otros modelos de hacer negocio son ya posibles: colaborativos, más amables, que no tengan la maximización salvaje de beneficios como objetivo prioritario, que consideren el bienestar del «otro»- sea este un animal, una persona o cualquier elemento de un ecosistema.

Si el conocimiento es poder, esperamos que esta información te haya resultado útil y te haya animado a hincarles el diente a nuestras magdalenas. Gracias por acompañarnos en nuestro objetivo por hacer del mundo un lugar más amable y sostenible.

Fuentes: https://es.greenpeace.org/es/trabajamos-en/consumismo/plasticos/datos-sobre-la-produccion-de-plasticos/

Autora: Carlota Melguizo

Edición: Estefanía Lozano.