Natillas caseras

Las natillas del restaurante Manolo, en versión vegana

¿Sabes esas típicas natillas de restaurante, con la galleta o el bizcocho empapado y recubiertas de canela en polvo? Si eres de las que hace ya un tiempo que no toma leche o huevos y echas de menos comerte unas natillas como dios manda, tienes que sacar media hora para hacer esta receta, sí o sí.

Tiempo de preparación

20-30 min

Ingredientes

(Para 4 natillas)

– 600 ml de leche vegetal (hemos usado de arroz)

– 2 madalenas soft lemon

– 25 gr de azúcar

– 40 gr de almidón de maíz

– 1/4 de la piel de un limón mediano, en tiras

– una pizca de cúrcuma en polvo

– 1/2 cucharada pequeña de canela

– 1 rama de canela

Utensilios

– Cacerola

– Peso

– Varilla de mano

Proceso:

1. Prepara las natillas.

Reserva un poco de la leche en un vaso, y pon el resto en un cazo a calentar, junto con el azúcar, la cáscara de limón y la rama de canela.

Mientras, mezcla el almidón de maíz con el resto de leche que has apartado. Asegúrate de que todo el almidón esté bien disuelto.

Cuando el contenido del cazo esté hirviendo, vierte poco a poco la mezcla de leche y almidón mientras vas moviendo rápido con las varillas. Este paso es importante, porque si no bates bien, la mezcla de almidón podría solidificarse al caer en la leche hirviendo, creando grumos.

A continuación añade la pizca de canela en polvo y la cúrcuma, y remueve durante 2 minutos más. Apártalo del fuego y retira la cáscara de limón y la canela en rama.

2. Corta las madalenas en 2 trozos, horizontalmente.

3. Emplata

Coloca una capa de madalena en cada uno de los cuencos, y a continuación vierte las natillas.

Si el antojo es muy grande, puedes hacerte una natilla gigante y ponerle mucha madalena, como hemos hecho nosotras.

4. A enfriar

Deja las natillas unas 3 o 4 horas en la nevera para que se enfríen y cojan consistencia.

Cuando ya estén frías, espolvorea un poco de canela por encima, ¡y a comer!