Pastel de piña y madalenas «soft lemon»

¡Una receta deliciosa y fresca hecha totalmente desde cero!

Queríamos hacer esta receta completamente desde cero, no solo porque es divertido, sino porque se nota en el resultado: los sabores son mucho más naturales que si usáramos caramelo en bote, piña en almíbar de lata, y polvos para hacer flan. Como sabes, somos amantes de la comida natural, así que aunque esta receta implique un poco más de tiempo de preparación que si comprases todo en el super, te prometemos que va a valer la pena. Además, le ahorrarás a tu body unos cuantos números «E» 😉

Ponte cómoda en tu cocina y, ¡vamos a empezar!

Tiempo de preparación

1 hora (10 min para pesar, 20 para la piña en almíbar, 15 para el caramelo, 10 para el flan, 5 para montarlo)

Tiempo de reposo: depende del tamaño y la forma del molde, pero al menos 3-4 horas.

Ingredientes

– 5 o 6 rodajas de piña en almíbar, que vamos a hacer con:

  • 1 piña natural
  • 225 gr de azúcar
  • 250 ml de agua

– Caramelo:

  • 100 gr de azúcar
  • 50 ml de agua

– 4 madalenas soft lemon de La mala leche 🙂

– Flan de vainilla/canela:

  • 750 ml de leche de avena
  • 1,5 gr de agar agar (en polvo; las cantidades para agar agar en copos pueden diferir)
  • 1 gr de canela (y/o vanilla si eres una valiente y te atreves a buscarla molida natural)
  • una pizca de curcuma (¡solo un poco! si no se te va a quedar un tono amarillo chillón que mejor que no)
  • un trocito de corteza de limón (para hervir y dar gusto)
  • 60 gr de azúcar
  • 30 gr de maicena

Utensilios

  • Un molde, preferiblemente rectangular o redondo. Tiene que tener cierta profundidad para que te quepan las dos capas de madalenas y las dos capas de piña.
  • una varilla para batir
  • ollas o cazos
  • un peso
  • una taza medidora

Proceso

1. Piña en almíbar

Pela la piña y haz rodajas de aproximadamente un cm de grosor. Luego quítale los centros.

Pon las rodajas en una olla, añade el agua y el azúcar, y déjalo hervir durante unos 10-15 minutos, que ya estarán suficientemente blandas y dulces. Oye, qué cosa más rica y fácil, la piña en almíbar hecha en casa…

2. Caramelo

Pon a hervir el agua, que te hará falta para cuando el azúcar se convierta en caramelo.

En otro cazo, pon el azúcar a fuego muy lento. Verás que poco a poco el azúcar empieza a derretirse. Mueve de vez en cuando, y cuando todo el azúcar esté derretido, no dejes pasar mucho tiempo porque el caramelo puede quemarse y tendrá un toque amargo. Echa con cuidado el agua que habías puesto a hervir. Con cuidado, porque va a saltar todo como si fuera un volcán y te podrías quemar las manos y los antebrazos. Mueve hasta que el agua esté bien integrada y aparta el cazo para que se vaya enfriando.

3. Madalenas

Si tienes una abuela vegana y la convences para que te haga unas madalenas, ¡genial! Si no es el caso, no te preocupes que en La mala leche hacemos las madalenas como las haría una abue, aunque tengamos bastantes años menos, pero ya sabes a qué nos referimos. Las soft lemon son ideales para esta receta. Corta cuatro por la mitad, y déjalas aparte para luego.

4. Flan de vainilla/canela

Mezcla la maicena con una cucharada grande de agua. Importante es que no queden grumos. Déjala aparte para el final de la preparación del flan.

En un cazo, echa la leche de avena + agar agar + canela + (vainilla) + cúrcuma + corteza de limón + azúcar, y ponlo a hervir durante 7 minutos (no menos) para que el agar a gar haga su trabajo y luego solidifique. Remueve continuamente para evitar que se haga costra en el fondo. Cuando pasen los 7 minutos, quita la corteza de limón y añade lentamente la maicena mientras remueves rápidamente. Sigue removiendo bien durante un minuto, y aparta el cazo del fuego.

5. A montar el pastel!

¡Yujuu! Ya tenemos todos los «macro ingredientes», si es que se pueden llamar así, listos para montar el pastel. Si ha sido tu primera vez haciendo caramelo, piña en almíbar, y flan, puede que sientas que ya no hay nada imposible, no es así?

Lo que falta está chupado, no literalmente, claro. Comienza cubriendo todo el fondo del molde con caramelo. Añade la primera capa de piña. Como es lo que se va a ver, hemos puesto dos rodajas bien distribuidas y centradas. A continuación vierte aproximadamente 1/4 del líquido de flan (vamos a añadir flan 4 veces; para que lo tengas en cuenta y no eches mucho en la primera capa y no te quede para la última 😉 ). Ahora añade la primera capa de madalenas, partiéndolas si es necesario para que cubre toda la superficie. Si quieres, puedes echar encima de las madalenas unas gotitas de almíbar (pero no te emociones, ¡solo unas gotitas!, que si no, entre eso y el flan se quedarían demasiado húmedas).

Ahora añade otro 1/4 del flan, seguido por la segunda capa de piña. De nuevo, añade otra cuarta parte de flan. A continuación, la segunda capa de madalenas, y luego acabas cubriendo con el resto del flan.

¡Y ya está! Ahora refrigera el pastel hasta que esté frío y sólido (al menos 3-4 horas, depende del tamaño y forma del molde). Cuando vayas a servirlo, desmolda cuidadosamente el pastel en un plato (si ves que le va a costar, pégale unos golpes al molde con una cuchara.

Una vez desmoldado, puedes decorarlo con el resto del caramelo que te habrá sobrado. Prepara café o té, ¡y a disfrutar!

Set del foto shooting: ¿de dónde procede cada objeto?

Una parte importante de llevar una vida sostenible es la forma en que consumimos, no solo comida, sino también otras cosas, objetos. Nosotras creemos en comprar en tiendas de segunda mano y en «heredar» objetos de tu familia.

Mantel «tú y yo»: hecho por mi madre en 1977/1978, con tan solo 14 años.

Roca: encontrada en una playa rocosa de Alicante

Plato grande: «rescatado» del postigo del edificio donde vivía en Berlín (allá es común que los vecinos pongan en el postigo lo que ya no necesitan, por si sus vecinos le encuentran utilidad)

Plato pequeño, vasos de café, cafetera: comprados en un mercado de segunda mano en Berlin

Botijo: comprado en el museo de cerámica de Agost, en Alicante

Sé una #consciousconsumer, que tengas un día maravilloso!