7 consejos para una mejor transición al veganismo

Comienza 2023, cada año hay más evidencias de que necesitamos con urgencia un cambio de modelo alimentario.

Pero a pesar de los avances, la sociedad sigue siendo muy carnista.

Y esto conlleva que la transición al veganismo pueda suponer alguna que otra dificultad. 

Por eso, hoy quería compartirte 7 consejos para una transición más agradable, basados en mi experiencia.

Si estás en el camino, seguro que te van a ser de ayuda.

Y si ya lo transitaste, cuéntame, ¿qué consejos añadirías?


1. Comiendo en casa: aprende los básicos de la cocina vegana

Saber marinar bien el tofu o especiar la soja texturizada con estilo puede ayudarte enormemente a hacer que tu alimentación en casa sea variada y deliciosa.

¿Cuántas veces no hemos oído eso de que el tofu no sabe a nada? Bueno, que yo sepa la carne hervida sin sal tampoco es gran cosa.

La clave está en saber cocinar estos ingredientes, y hay muchísimas activistas de fogón en redes que te pueden ayudar a dominar las bases de la cocina vegana en un santiamén.

Y para cosas un poquito más complicadas de hacer, puedes echar mano de procesados de calidad, como bocados de Heura, quesos veganos fermentados, o unas magdalenas de La mala leche 😉

 

magdalenas caseras

Foto de Melón sin jamón 

 

2. Comiendo fuera: paciencia, proactividad y aceptación

Creo que esta es una de las razones por las que mucha gente piensa que ser veganx es complicado.

Mi recomendación, una buena dosis de paciencia, proactividad y aceptación.

Por ejemplo, si vas con más personas no veganas a cenar a un sitio, siempre es mejor intentar proponer sitios que al menos tengan alguna opción decente (véase sustituir la proteína, no simplemente quitarla).

Puedes llamar al restaurante con antelación para preguntar qué te pueden ofrecer o sugerirles tú a ellxs alguna idea...  

Y por supuesto, siempre que sea posible, ve a restaurantes veganos para poder elegir entre toda la carta 💚

3. Aprende cuatro datos básicos espanta-cuñados

Quiero dejar claro que NO es tu responsabilidad saberlo todo sobre veganismo, explotación animal o sostenibilidad medioambiental.

No le debes nada a nadie.

Pero tener algunos datos para acallar piquitos poco informados puede ser una bendición.

Que te dicen que tu tofu es el causante de la deforestación del Amazonas...

...pues se le contesta que la mayor parte de la producción mundial de soja no está destinada a producir tofu u otros productos con soja, sino a alimentar al ganado. Boom.

4. Rodéate de personas que aunque no sean veganas, te respeten y te apoyen

Yo tuve la suerte de tener un entorno bastante comprensivo, en el que más tarde algunas personas acabaron haciéndose veganas también 🥰

No me imagino lo duro que tiene que ser tener que soportar críticas constantes por algo que, encima, es positivo para nosotras, para los animales y para la sostenibilidad del planeta.

La alimentación vegana está avalada por reconocidas asociaciones de nutrición, como la americana. Así que si lo que les preocupa es tu salud, siempre pueden informarse.

Y por supuesto, también puedes crear nuevos vínculos con personas veganas, te sentará muy bien.

5. Recuerda por qué tomaste la decisión

Si alguna vez sientes alguna dificultad, conecta con los motivos que te llevaron a hacerte vegana. Siente dentro de ti el bienestar de saber que estás haciendo lo correcto.

No estás sola 🌱🐄💚

 

festín vegano

Foto de The Vegan Agency 

 

6. Lleva alimentos veganos a eventos con personas no veganas

En eventos como cumpleaños, reuniones familiares o cenas en casa de amigxs, traer comida vegana que todxs puedan disfrutar es muy positivo.

Desde alguna elaboración tuya, hasta algún producto vegano que pueda sorprenderles.

En mi experiencia, es importante es esté rico o muy rico, ya que queremos causar un efecto positivo en las personas que apenas tienen contacto con la alimentación vegana. Así es más fácil que se vayan abriendo poco a poco a esta forma de alimentación (y de vida).

7. Mejor hacerlo imperfecto que no hacer nada

Como todo en la vida, si sientes que te es imposible hacerlo al 100% (que ya de por sí es imposible porque no podemos controlarlo absolutamente todo), hazlo a tu ritmo...

Las etiquetas no son importantes.

Es mejor que haya muchas veganas imperfectas que pocas veganas perfectas.

Además, cuando el mundo sea vegano, ya no tendremos que preocuparnos tanto 😜

 

Regresar al blog